Seguidores

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Entrevista a Tomas G.Goya




Muy buenas tardes , tengo el placer de presentaros en la entrevista que me ha concedido a :
Tomas G. Goya nació en Santa Clara , Cuba El 28 de Noviembre de 1966 y reside en Estados Unidos . Es escritor y poeta y entre sus muchas obras podemos destacar : Memorias de un pionero, alucinando, Angel de fuego .

Para comenzar le quiero agradecer el tiempo que ha dedicado .

SUEÑO LITERARIO : Siendo periodista ¿de dónde le nace el amor por la escritura?
Tomás G Coya: Eso tiene su historia: Mi madre soñaba con verme convertido en un médico reconocido. Papá me inculcó la inclinación por la filología que, por supuesto, se adaptaba perfectamente a su perfil profesional. Y cabezón como era, terminé optando por la carrera de leyes y, por las circunstancias, terminé desarrollándome como periodista independiente o, freelance. Cuando yo comencé a comunicar estaba dentro de Cuba, bajo un régimen de control absoluto sobre la información; ello implicó que, para poder transmitir criterios propios, y visión imparcial de los acontecimientos, tenía, por obligación, que hacerlo de manera independiente. Ahora que conocen grosso modo cómo llegué al periodismo, te respondo la pregunta original. Periodismo es el arte de comunicar de una manera mucho más dinámica, acontecimientos, puntos de vista, y todo lo que es de interés para la sociedad. Yo, por ejemplo, me he desarrollado mayormente como cronista y comentarista. En ese orden, un periodista que respete su profesión y a sus lectores, investiga, planifica el desarrollo de su historia e intenta entregar un producto de calidad informativa y literaria. Si tienes en cuanta que eso, exactamente, hace un escritor, entonces podéis comprender cómo siendo periodista terminé inmerso en el mundo de la literatura. Ahora, que si deseas saber cuál fue el momento exacto en el que decidí dedicarme abiertamente a destrozar el idioma en cuartillas que han ido a parar, muchas de ellas, a la papelera, te diré que fue en el mes de marzo de 2003. En esa ocasión presenté a un concurso auspiciado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) la crónica El benjamín, con el que obtuve el premio a la libertad de expresión. Cuando mi padre la leyó me dijo; « hijo, creo que ya el periodismo te queda chico para expresarte así que, si quieres un consejo, intenta escribir más que crónicas, y narra todo lo que se te ocurra.» Desde entonces no paro de escribir.

SUEÑO LITERARIO : ¿Cuándo empezó a escribir?
Tomás G Coya: Creo que adelanté un poco a este tema en la respuesta anterior. No obstante, escribo desde que estudiaba el bachillerato. Mis únicos lectores eran mi padre y mi hermana. Por esa época hice mis primeros intentos en géneros que respeto mucho, como el cuento, el ensayo y la poesía. La poesía me apasiona. Desde muy chico mi padre me leía las obras de Bécquer, Góngora que, por cierto, a esa edad no podía entenderlos, pero sentía la cadencia de los versos como si fuese el compás de una música contagiosa.

SUEÑO LITERARIO : ¿Qué es lo que más le gusta a la hora de escribir?
Tomás G Coya: Lo primero que busco a la hora de escribir es soledad, silencio y no más luz que la necesaria para que la pantalla de mi ordenador no me deje más cegato de lo que ya estoy. Disfruto mucho el proceso de investigación y, te confieso, me aburre la planificación del tema, aunque lo respeto y elaboro. Por último, y con las condiciones que ya te he explicado, perderme en la trama hasta llegar a verme en la locación que describo, y ser parte viviente del hecho que narro.

SUEÑO LITERARIO : ¿En sus poemas que desea trasmitir?
Tomás G Coya: La poesía, por antonomasia, es el reflejo de los estados de ánimo convertidos en versos que crean figuras retóricas, metáforas y un clima que deja traslucir la visión del poeta sobre un tema en particular. Esta pregunta roza, claramente, con otra muy común, y es la de las musas. En realidad, no todos mis poemas reflejan mi estado de ánimo particular; muchas veces me baso en vivencias ajenas, en comentarios de amigos, de familiares, en temas que tocan muy hondo el sentir de la sociedad, como el maltrato a la mujer, el abuso infantil, las guerras fratricidas e innecesarias, la belleza de la naturaleza y, por supuesto, mis sueños, añoranzas, miedos, alegrías, y todo aquello que conforma mi universo humano.

SUEÑO LITERARIO : Cuanto tiempo le dedica a escribir?
Tomás G Coya: Te puedo asegurar que dedico a otras actividades ocho horas diarias pero, a escribir, dedico todo el tiempo que me permita mi cuerpo. Hay días en los que me voy a mi oficina sin haber dormido ni una sola hora, extenuado, con el resplandor del sol hiriéndome los ojos, pero satisfecho muchas veces.

SUEÑO LITERARIO : Alguna manía en especial a la hora de escribir?
Tomás G Coya: Cuando me encierro en mi oficina a escribir pierdo todo contacto con la realidad. Más que manía, lo que tengo es vicio de fumar mientras escribo. Lleno las paredes de mapas, fotos y todo tipo de material que es relativo a lo que estoy escribiendo.

SUEÑO LITERARIO : Tiene proyectos nuevos?
Tomás G Coya: A corto plazo, la editorial Playa de Ákaba estará publicando dos antologías; una poética y otra de relatos breves, en ambas participo con cinco poemas y un relato., que deben salir para fin de año. A mediano plazo, tengo previsto terminar mi primera novela, en la que aparecen algunas escenas en el hotel balneario Vichy Catalán de Caldés de Malavella, y que fueron concebidas durante el evento de Loc@s por la Lectura. Y, por supuesto, continuar escribiendo poesía; perdiéndome, como siempre, entre metáforas y sentimientos. Un nuevo poemario debe estar listo para presentar a una editorial que se interese para mediados de noviembre.

SUEÑO LITERARIO : Ahora le doy la oportunidad de que comparta con nosotros lo que quiera contarnos este es su espacio:
Tomás G Coya: Cada vez que me entrevistan de esta manera, y veo esos dos puntos al final de la sugerencia a compartir abiertamente cualquier aspecto, lo que veo en el espacio en blanco que le sigue es un mar infinito que me resulta imposible navegar de un extremo al otro. Mi vida no es lo suficientemente atractiva, ni plena de experiencias como para entretener a tus lectores, pero intentaré decir algo con algún sentido desde lo más profundo de mi corazón.
No me considero un buen escritor, ni medianamente bueno; lo que sí creo es que hay personas, eventos y tiempos que me han marcado positivamente. Por ejemplo: En mis casi cuarenta y ocho años de existencia no había tenido la oportunidad de conocer España, la cuna del idioma que hablo, que disfruto, y no fue hasta que a una amiga y seguidora de Facebook se le ocurrió la idea de invitarme al evento de Loc@as por la Lectura en Caldés de Malavella, que tuve ante mi esa oportunidad. Y no fue sólo el hecho de ir, sino la oportunidad de palpar el pulso de una asociación que, te confieso, no creí real; y así se lo confesé a mi amiga en ese momento, pero me aventuré y hoy no me arrepiento de haberlo hecho. Y es que regresé enamorado de España, de su gente, de su cultura, de sus modismos, de su humor siempre vivo. Regresé enamorado de Cataluña, con su dualidad idiomática, sus literatos, los amigos que me regaló como premio por haber asistido. Y no solo de Cataluña, también de la gente de Andalucía y de toda España.
El primer Petit San Jordi de LxL me dio la base para poder entrar en contacto con la editorial Playa de Ákaba, a la que pertenecen dos entrañables amigos, Rosario Curiel, y Eugenio Asensio, dos colegas que admiro y respeto. Espero regresar con más tiempo para poder escribir desde locaciones tan sugerentes de temas y emociones.

Para que vean que arte tiene con la pluma nos a dedicado un poema , disfrútenlo




Ayúdame a encontrarte.
Dónde estás
mujer de cándida sonrisa,
de oníricas perfecciones… dónde.
Ayúdame a encontrarte
más allá de mis recuerdos,
de los recuerdos de una noche
alucinante, impía, quizá… dulce noche,
de aflorados besos
calcinados por la huida,
de piel desnuda, de fuego intenso,
de pecados consentidos.
Ayúdame a encontrarte
más allá de mi alma,
de donde no escapas,
aunque lo intentes denodadamente.
Fue mágico el momento,
la entrega sincera, acompasada… lo fue;
y fue preciso languidecer jadeando,
devorando el ilógico pudor
de nuestra entrega… Sólo ayúdame
a encontrarte,
porque ahora el corazón
está muriendo sin tus besos










No hay comentarios:

Publicar un comentario